Translate

jueves, 7 de junio de 2007

El mundo secreto de la Antártida



El calentamiento global también trae consigo descubrimientos imprevistos. La desaparición de más de 10.000 kilómetros de hielo en la Antártida ha dejado al descubierto decenas de especies submarinas desconocidas hasta ahora. Entre ellas, gambas, estrellas de mar o peces azules de hielo.

El cambio climático descubre nuevas especies. Todo lo que el comandante Cousteau, cuando estuvo allí en 1972, no pudo ver. Eso es lo que 52 científicos de 14 países han estado observando durante 10 semanas, en una expedición a la Antártida organizada por el instituto alemán Alfred Wegener. Cuando Jacques-Yves Cousteau se acercó a esa zona, las placas de hielo Larsen A y Larsen B, de al menos 5.000 años de antigüedad, tenían una extensión conjunta de 10.000 kilómetros cuadrados. Hoy, debido al cambio climático, ahí ya sólo queda agua. En 1995, Larsen A se fundió con el mar de Weddell y, siete de años después, en 2002, ocurrió lo mismo con Larsen B.

Así que ya no es necesario, como en tiempos de Cousteau, hacer agujeros en el hielo para tratar de echar un vistazo a lo que hay debajo. Las potentes cámaras submarinas llevadas por este equipo han descubierto, con relativa facilidad:

-15 POTENCIALES nuevas especies de anfípodas (animales similares a gambas), entre las que destaca una de 10 centímetros de longitud (muy grande, para estas latitudes).

-4 POSIBLES nuevas especies de cnidiarios (organismos del tipo del coral, las medusas y las anémonas de mar), incluida una que coexiste en curiosa simbiosis con un caracol marino: él le proporciona movimiento y ella, protección.

Además, los científicos han podido observar de cerca fenómenos y animales característicos del hábitat helado y poco conocidos. Es el caso de un manantial submarino de agua fría que escupe metano y azufre, y es caldo de cultivo para bacterias que alimentan a otros animales. O el pez helado azul, cuya sangre carece de glóbulos rojos para que sea más fluida y el corazón pueda bombearla mejor en temperaturas extremadamente bajas.
ES UNA ANFÍPODA (animal similar a la gamba), que ha dejado anonadados a los científicos porque, con sus 10 centímetros de longitud, es enorme para las heladas aguas de la Antártida.

PERFECTA SIMBIOSIS La anémona sobre estas líneas da protección a un caracol que le proporciona movimiento. A la izquierda, un arácnido marino transporta sus huevos.


IMPACTO COLOSAL

La expedición constató dos efectos del deshielo ligado al calentamiento global:

-COLONOS Especies nuevas colonizan esas zonas y las indígenas mueren.

-MENOS KRILL Junto al hielo, desaparecen las algas en las que se cría el krill, base alimenticia de muchos peces y de las ballenas.
Mario Becerra (5º A)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada