Translate

miércoles, 23 de mayo de 2007

Calzadas romanas

Mis alumnos y yo estamos trabajando sobre la arquitectura romana, investigando y aprendiendo. Es el primer trabajo que realizan en pequeños grupos, buscando y recopilando aquello que les parece más interesante.


Para empezar yo les voy a dejar un documento sobre las calzadas romanas.



Hispania fue surcada por una red de calzadas que unían las principales ciudades. Al otro lado de los Pirineos conectaban con la red imperial de vías romanas, que tenían su punto de partida en Roma. De ahí el dicho: "Todos los caminos conducen a Roma".

Las principales vías romanas en Hispania, fueron:


a.- La "Via Augusta", llamada anteriormente "Via Herculea", ya que llegaba hasta las "Columnas de Hércules" o Estrecho de Gibraltar. También se la conocía con el nombre de "Via Exterior". Seguía el litoral mediterráneo, pasando por Barcino (Barcelona), Tarraco (Tarragona), Carthago Nova (Cartagena), y llegaba hasta Gades (Cádiz). Tenía ramales, como el que conducía a Hispalis (Sevilla).

b.- La "Via Lata" o "Camino de la Plata" como se la conoce hoy día, unía Asturica (Astorga) con Emerita Augusta (Mérida) y pasaba por Salmantica (Salamanca). Se prolongaba hacia el sur hasta Hispalis.

c.- Otra vía unía estas dos por el Norte de Hispania, pasando por Caesar Augusta (Zaragoza) y Virobesca (Briviesca) para llegar hasta Asturica. Se dice que esta vía tenía por objeto llegar con facilidad a las minas de metales preciosos de las montañas de León, sobre todo de oro. Cerca de Ponferrada se encuentra el lugar conocido con el nombre de “Las Médulas”. Muestra una naturaleza distorsionada por los trabajos de vaciado a que los romanos sometieron a estas tierra para extraer oro. Llevaban agua hasta la parte superior por medio de canales; la construcción de algunos costó un gran trabajo y muchas vidas. El agua a presión iba diseminando los trozos de tierra, y conseguían el oro como en el Viejo Oeste, lavando la tierra, ya que el oro, al ser más pesado, se iba al fondo de los recipientes.

A estas vías principales hay que añadir multitud de vías secundarias y ramales que las unían, pero todas ellas hechas con la misma minuciosidad y consistencia; no importaba que fuera más o menos importante. Según el "Itinerarium Antonini", en el tiempo de los Severos (siglo III), había en Hispania 34 vías, con 6.953 millas romanas de recorrido (aproximadamente 11.000 Kms.).

Se encuentran en los sitios más insospechados e inverosímiles. Uno de los ramales construido por Metelo en los años 79 - 78 a. C. unía Metellinum (Medellín, en Extremadura) con la Sierra de Gredos. Hoy podemos contemplar cómo se retuerce para llegar a lo alto del puerto del Pico, en la provincia de Ávila, casi paralela a la carretera que une Ávila con Arenas de San Pedro, para ascender y salvar los desniveles que la elevan a más de 1.400 metros de altura. Hacia el sur se unía con la "Via Lata".

Para medir las distancias los Romanos utilizaban las partes del cuerpo. Así, para las distancias cortas empleaban el dedo (digitus), el palmo (palmus), el pie (pes). Cuando eran más largas, usaban las anteriores combinadas: el palmipes (un pie y un palmo), el cubitus ( codo, un pie y dos palmos), el gradus, que era un paso simple, y el passus, o dos pasos simples.

Si se trataba de medir distancias entre lugares se utilizaba la fórmula milia passuum, es decir, un millar de pasos. El pes era algo así como la unidad de medida, y tenía aproximadamente la longitud de 1/3 de metro. Un passus medía 5 pies, por lo que venía a ser de alrededor de metro y medio. Cada mil pasos se colocaban las piedras miliarias, que indicaban la distancia desde el punto de partida de la vía y la que faltaba por recorrer hasta el final. A veces también aparecía la distancia a las principales localidades del recorrido. La palabra española milla, procede de la palabra milia passuum que en iniciales MP acompañando a un número, aparecía en las piedras miliarias para indicar la distancia. Ya decimos que el passus tenía aproximadamente una longitud de metro y medio. Por tanto, milia passuum se extendía hasta un total de un kilómetro y medio, que es la distancia aproximada que hoy tiene una de nuestras millas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada